Published on marzo 6th, 2013 | by Staff

ALVARO PRADO – Maldito

Primo, t’as pasao tres pueblos…” dice una voz, tan sugerente como rotunda, al inicio de este disco y de la canción que le da título: “Maldito“.

Y, como por azar, esta broma inicial alberga verdades como templos. A tomar muy en serio. Tres pueblos o incluso más….. Álvaro Prado se anticipó incluso a él mismo. La clásica historia: llamas a todas las puertas sin que te abra ninguna y, cuando tomas respiro en un rellano, sale alguien de casualidad. Más de la mitad del repertorio de este “Maldito” nació antes de contar con discográfica alguna. Tanto entusiasmo levantaban allí donde las cantaba que, harto de esperar, el mismo se produjo el pasado año un disco que ni se llegó a comercializar. Pero no hay mal que por bien no venga, y lo que era un trabajo de bajo presupuesto se transformó como por arte de magia en una maqueta de lujo. Y esta vez no pasó desapercibido. Encuentra quien cree en él y le brinda la oportunidad de grabar este debut oficial, recogiendo la esencia de ese Álvaro Prado que, anteayer, era todavía un artista maldito. Añade además material recién salido del horno: baladas y, sobre todo, piezas bailables en las más actuales coordenadas sonoras. Y con producción a cargo del cotizado Carlos Quintero, responsable de infinidad de éxitos recientes. De Las Hijas del Sol al boom de María Isabel, pasando por Chenoa, Carlos Baute o la mismísima Celia Cruz. Precisamente, con la tan llorada reina de la salsa también se codeó Álvaro Prado, quien siendo un desconocido tuvo ocasión de cantar a dúo con ella. Pero eso ya es otra historia…..

Álvaro Prado empezó pronto. Parece imposible que con sólo 26 años se pueda atesorar semejante experiencia profesional. Nació en Sevilla, al ladito de la calle Sierpes, y con seis años ya cantaba en un coro rociero. Estudia hasta el COU para contentar a sus padres y, a los 17, hace la maleta y pasa de largo bastante más que tres pueblos. Se instala en Madrid sin conocer apenas nadie. Se ve obligado a dejar las clases de danza, solfeo y violín (que llevaba ya tres años tocando) para desempeñar toda clase de trabajos: repartir de periódicos, servir burguers por el día y copas por la noche, trasladar muebles, etc, etc. Y también alguno que otro relacionado con lo artístico. Cinco años en Madrid dan para mucho. Figuración, jingles publicitarios, actor en musicales, cantaor en compañías flamencas y cantante. Primero como coro en todo tipo de giras, y luego, la televisión le concede el privilegio de cantar en un mismo plano con figuras como Raimundo Amador, Raúl, Ketama o la ya mencionada Celia Cruz. Se traslada a Argentina para un programa. Y a Miami. Para volver a Sevilla y encauzar su carrera en solitario, a la vez que trabajaba como bailarín en el mundo de la ópera. En La Maestranza, incluso llegó a compartir escenario con el prestigioso barítono Carlos Álvarez.

En este primer disco, “Maldito”, se anticipa también a muchas otras cosas y formalismos establecidos en el ámbito de la música comercial. En clave pop, versátil y radiantemente actual, Álvaro Prado dice las cosas por su nombre, se enfrenta a cada canción como quien se mira al espejo. Habla con naturalidad de sus vivencias sin temor al que dirán. Habla también de experiencias banales en “A dónde va el amor”, “Amantes de una noche” o la pegadiza “Amor de papel”, entre el techno y el rock ochentero. Se lame las heridas en “Bolero de sal y miel” o en la romántica “Comprometido”, que en la poderosa voz de Álvaro Prado adquiere categoría de himno. En la sensual “Es hora de decir adiós” y, sobre todo, en la “Él me manda” se aproxima al moderno r’n’b, “Cada vez” arranca a ritmo de tango, “Cuarto oscuro” casa sonidos orientales con groove de reggaetón, percusión magrebí y arreglos de cuerda andalusí en un cóctel explosivo que promete hacer estragos en las pistas de baile. “Que me quiten lo bailao” y el trabalenguas “Como quieres que yo quiera” aportan los momentos más desenfadados, y, la desafiante “Maldito” suena en sus labios a bendición del cielo, con un inmediato estribillo como inmejorable tarjeta de presentación.

Tags: , ,


About the Author



Back to Top ↑